Archivo de la etiqueta: Loco de amor

Majnun Layla (مجنون لیلی)

Durante el primer siglo musulmán, el que se concreta bajo el mandato Omeya (661-750), aparece una poesía destinada a narrar el amor del hombre beduino por una sola mujer. Una mujer que le es negada y que no poseerá nunca. Este amor desgarrador que lo llevará a la tumba encuentra su expresión en la desesperanza, que anidará en los poemas de esta corriente. Desligada de la poesía que se realiza en el Hiyaz, la poesía udhrí trascenderá el tiempo y el espacio, pues sus autores se erigen como leyendas del amor puro y no consumado, llegándonos sus historias hasta la actualidad. Aunque no hay que olvidar que estas composiciones impregnadas del neoplatonismo y el amor cortés árabe son configuradas en época bagdadí, lo cual no deja de ser un artificio que las aleja de la poesía auténtica de la época. Aun siendo una poesía de creación, es el contexto omeya el que impera. De entre los autores característicos del movimiento, el más relevante y emblemático será Majnun, cuyo nombre, como el del resto de poetas de esta corriente, está compuesto por su propio nombre y el de su pareja, Layla.

Majnun y Layla vivieron amándose hasta el ultimo aliento. Sin embargo, jamás pudieron consumar su amor a través del matrimonio. Layla tuvo que casarse por prescripciones familiares con otro hombre, lo que llevó a Majnun a la locura -algo redundante, pues Majnun en árabe ya significa loco o enfermo de amor-, a abandonar su tribu y a recorrer azarosamente el desierto hasta que la pena le arrebató la vida. Una de las leyendas más famosas nos cuenta que Layla, al conocer la muerte de su amado, va a visitarlo a su tumba y una vez allí, al darse cuenta de la pérdida, morirá abrazada a la lápida de su único amor en vida.

Os traemos hoy uno de los poemas que ha llegado a nuestro tiempo bajo autoría de Majnun.

Majnun

MAJNUN LAYLA

Dice que aburrido está tu corazón

y ella es para tu amor como tu amor es para ella,

interpón el corazón a la razón,

y si hallas tentación de olvido, extráela.

Blanca delicia divina, creada y moldeada,

hecha de elegancia, preciso colmo de dones.

Escondo con fervor amor entre mis vísceras,

si amaneciera, amor sobre su cuerpo, ella se haría mía.

Pernocta el ardor bajo mis costillas,

si bajo su almena yaciera, me apoderaría de ella.

Cercenó su amor y le dije a mi compañero:

lo que para nosotros era inmenso, lo encuentro ínfimo en ella.

 Arabia, época Omeya (Siglo VII de nuestra era)
   Versión de A.F.
Anuncios