Archivo de la etiqueta: Crocodiles

Youssef Rakha: The Crocodiles (Fragmentos 24 y 32)

Blake

24. Today, I’m convinced we were a room no one managed to enter except three lovers. Of them, it’s Moon who figures in memory or imagination, though the last to reach us: the shade for whose sake we left a door ajar. As if the other two got in by mistake. Is it because we never knew from where she came or where she went after it all came to an end? Was it for the sake of the tomboy traits, which were to lead us to covet one woman above all others in our circle? Moon was the closest to us in age and the only poet. Perhaps for her hyper-insubstantiality and her retention—despite the slightness and small size—of a lion’s charisma, perhaps because she was the most changeable and extreme, the one whose behavior it was impossible to predict from one day to the next, we left a door ajar for Moon.

***

32. “Blood” (one of Moon’s first poems): Today, too,/ the vivid red poppies/ open inside clothes,/ unseen by all but you,/ and louder than the swish of speeding cars outside/ Edith Piaf’s voice/ informing me that this pain’s/ your child I never bore.// Why does the music remind me that they’re not roses,/ that their purpose is to prettify the drug,/ that they seem innocent and are evil?// Every month,/ with a joy greater than can be comprehended by your dissection,/ the deception pleases me/ as I moan until you pity me a pain/ that leaves me weak and craving,/and while you lick my tears, within me vicious laughter detonates/ as I kill another/ of your children.

Blake-Hecate

24. Hoy estoy convencido de que éramos una habitación a la que nadie consiguió acceder salvo aquellos tres amantes. De ellos, es Luna quien figura en la memoria o la imaginación aunque fuera la última en unirse; la sombra en cuyo nombre dejamos una puerta sin cerrar. Como si los otros dos estuvieran por equivocación. ¿Es éste el porqué de que nunca supiéramos de dónde llegó o a dónde se marchó después de que todo llegara a su fin? ¿Fue a causa de sus rasgos marimachos, aquellos que nos guiaron a codiciar una mujer por encima de todas las demás en nuestro círculo? Luna era la más cercana a nosotros en edad y la única poeta. Quizás por su hiper-insustancialidad y porque conservaba –a pesar de su liviandad y su pequeño tamaño- el carisma de un león, quizás porque ella fue la más voluble y extrema, la única cuyo comportamiento era imposible predecir de un día para otro, nosotros dejamos la puerta entreabierta a Luna.

***

32. “Sangre” (uno de los primeros poemas de Luna): Hoy, también, / las vívidas amapolas rojas / abren la ropa interior, / inadvertidas por todos menos tú, / y más fuerte que el estruendo de los vertiginosos coches, afuera / la voz de Edith Piaf / haciéndome saber que este dolor es / tu niño al que nunca tuve fuerzas para soportar. // ¿Por qué la música me recuerda que aquellas no son rosas, / que su propósito es embellecer la droga, / que parecen inocentes y que son el mal? // Cada mes, / con un deleite mayor al que puede entenderse por tu disección, / la decepción me complace / mientras gimo hasta que tú me compadeces por causa de un dolor / que me deja débil y ansiosa, / y mientras lames mis lágrimas en mí la viciosa risa explosiona / como matando a otro/ de tus niños.

De The Crocodiles (2014). Contenido visual: William Blake (1757-1827).
Traducción de Alfredo Fernando.
Anuncios