Archivo de la etiqueta: arabic poetry

Reem Ghanayem: A veces ningún sonido es tan alto como el de un cuervo al amanecer, punzado por el hambre, derrotado por la tormenta

Sometimes no sound is louder than that of a crow at dawn, pricked by hunger, defeated by the storm

Suddenly,
dawn is thrust deeply inside you
You hurt, scattering wind instruments
You hush, you have the audacity of a swallow
protruding like rocks of women poets
Dust of dawn has slimy murmurs
and surrender to them has the numbness of death
How wonderful you are!
How impossible . . . like metallic shoes

Cuervo Azul, Albrecht Dürer (1512)

A veces ningún sonido es tan alto como el de un cuervo al amanecer, punzado por el hambre, derrotado por la tormenta

De repente,
el amanecer se clava profundamente en ti
Hieres, dispersando las herramientas del viento
Guardas silencio, tienes la audacia de una golondrina
sobresaliendo como la piedra de una mujer poeta.
El polvo del amanecer tiene murmullos viscosos
y rendirse a ellos conlleva el entumecimiento de la muerte.
¡Qué maravillosa eres!
Qué imposible… como unos zapatos de metal.

De Mag, fi Sirat al-Manafi (2002)
Traducción de A.C.B.
Anuncios

Karima Nadir: Sonata de luz de luna (Moonlight Sonata)

moonlight

MOONLIGHT SONATA

Sing to me
till the walls turn water,
O my love, stretched out amidst the clouds,
like a doused wick.
There’s beautiful men,
good women,
there’s me,
and: what is there?
The shore swims in its stillness,
gnaws its nails –
like my father – worried.
The wings of night and blossoming stars
steal violent kisses
whose spittle wets the dreamers.
Shall I persist in death awhile?
No one has visited the Paradise of whose undying serving boys they tell.

moonlight
SONATA DE LUZ DE LUNA

Cántame
hasta que los muros se conviertan en agua,
O mi amor, tendido entre las nubes,
como una mecha extinguida.
Hay hombres bellos,
mujeres justas,
estoy yo,
y: ¿qué hay ahí?
La orilla nada en su quietud,
roe sus uñas –
como mi padre – preocupada.
Las alas de la noche y las estrellas floreciendo
roban los besos violentos
cuya saliva humedecen a los soñadores.
¿Debo seguir insistiendo en la muerte?
Nadie ha visitado el Paraíso de aquellos devotos jóvenes inmortales de los que se habla.

De Banipal 48.
Versión del inglés de Alfredo Fernando.

Nujoom al-Ghanem: Ella en sí misma (She Who Resembles Herself)

AL-Ghanem,-Nujoom-Pic-RS

SHE WHO RESEMBLES HERSELF

To my aunt who lies on her bed waiting for Him.
Her soul roams around the house,
and her voice echoes, also, wherever
her eyes turn.
She moves among the shadows,
between the traces of tales
and the ruins of histories.
Her war against cruelty has not ended
nor has she been freed from the alleys of her nightmares.
She opens her shirt so the winter air
will sting her bosom,
sever her fingers,
shatter her bones.
Her soul is prepared to ascend.
She wants to leave swiftly
and she wants her body
to fall swiftly into coldness,
but he makes her seem like a liar
to herself, chasing her
like a pirate, wanting her to drown
in the ocean of life,
drown without dying.
Despair is her refuge
and before the visitors come
every evening – hoping it will be
her last,
her lips turn white
her dignity fades away.
The spirit, hanging like a fish
on the hook of days,
roams through the house,
the wind shakes it and its top fins fall,
its tail fins fall,
its scales
and its eyes.
It is hanging in time,
dancing with the wind,
and forgetting whether death
has won her
or whether she will remain
being punished by life.

Rodin-She

ELLA EN SÍ MISMA

A mi tía quien resta en la cama a Su espera.
Su alma vaga alrededor de casa,
y su voz el eco, así dondequiera
que sus ojos giren.
Ella se desliza entre las sombras,
entre los rastros de los cuentos,
en las ruinas de las historias.
Su guerra contra la crueldad no ha terminado
no ha sido liberada de los recovecos de sus pesadillas.
Ella abre su camisa al aire invernal
así punzará su pecho,
rasurará sus dedos,
quebrantará sus huesos.
Su alma está preparada para la ascensión.
Ella anhela fluir con premura,
quiere que su cuerpo
descienda fugaz en la frialdad,
mas él la hace parecer irreal
en sí misma, acosándola
como un pirata, queriendo asfixiarla
en el océano de la vida,
ahogar sin morir.
La angustia es su refugio
y antes de que los visitantes lleguen
cada tarde, deseando que sea
la última,
sus labios se tornan blancos,
su dignidad se desvanece.
El espíritu, colgando como un pez
en el anzuelo de los días,
deambula a través de la casa,
el viento lo agita y sus dorsales caen,
las aletas caen,
sus escamas
y sus ojos.
Está colgando en el tiempo,
bailando con céfiro,
y olvidando si la muerte
le ha ganado
o si seguirá
siendo castigada por la vida.

Traducción del inglés de A.F.
Versión inglesa de Khaled al-Masri y Allison Blecker.
Publicado en el número 38 de la revista Banipal, para consultar el ejemplar hacer clic en el siguiente enlace.