Archivo de la categoría: American Poets

Ezra Pound: Speech for Psyche in the Golden Book of Apuleius (Canto de Psique en el libro dorado de Apuleyo)

ezra_pound_portrait_by_hemlock_422-d395wtb

SPEECH FOR PSYCHE IN THE GOLDEN BOOK OF APULEIUS

All night, and as the wind lieth among
the cypress trees, he lay,
nor held me save as air that brusheth by one
close, and as the petals of flowers in falling
waver and seem not drawn to earth, so he
seemed over me to hover light as leaves
and closer me than air,
and music flowing through me seemed to open
mine eyes upon new colours.
O winds, what wind can match the weight of him!

psyche01

CANTO DE PSIQUE EN EL LIBRO DORADO DE APULEYO

La noche entera, y como el viento yace entre
los cipreses, él yacía,
no me abrazaba sino como el aire que a uno
roza, y como pétalos de flores que al caer se
balancean y no parecen atraídos por la tierra, así él
parecía sobre mí flotar ligero como hojas
y más cercano (a) mí que el aire,
y la música a través de mi fluyendo parecía abrir
mis ojos a colores nuevos.
¡O vientos, qué viento igualar puede el peso de su cuerpo!

Traducción de Sébastien Apollinax.
Pintura de John William Waterhouse.

Jericho Brown: Track 1: Lush Life

TRACK 1. LUSH LIFE

The woman with the microphone sings to hurt you,
To see shake your head. The mic may as well
Be a leather belt. You drive to the center of town
To be whipped by a woman’s voice. You can’t tell
The difference between a leather belt and a lover’s
Tongue. A lover’s tongue might call you a bitch,
A term of endearment where you come from, a kind
Of compliment preceded by the word sing
In certain nightclubs. A lush life tongue
You have: you can yell, Sing bitch, and, I love you,
With a shot of Patrón at the end of each phrase
From the same barstool every Saturday night, but you can’t
Remember your father’s leather belt without shaking
Your head. That’s what satisfies her, the woman
With the microphone. She does not mean to entertain
You, and neither do I. Speak to me in a lover’s tongue—
Call me your bitch, and I’ll sing the whole night long.

7110111705_6e25d56557_z

TRACK 1: LUSH LIFE*

La mujer del micrófono canta para herirte,
para ver cómo mueves la cabeza. El micro podría ser
un cinturón de cuero. Conduces hacia el centro de la ciudad
para ser azotado por la voz de una mujer. No puedes distinguir
la lengua de un amante de un cinturón
de cuero. La lengua de un amante podría llamarte zorra,
un término afectivo en el lugar del que viniste, una especie
de halago precedido en ciertos clubes
por la palabra canta. Tienes lengua de vida
desbordada: puedes gritar Canta, zorra y Te quiero
con un chupito de Patrón** al fin de cada frase
cada sábado-noche desde el mismo
banco, pero no puedes recordar el cinturón de cuero de tu padre
sin mover la cabeza. Eso es lo que la satisface, a la mujer
del micrófono. Ella no busca entretenerte,
como tampoco lo hago yo. Háblame con la lengua de un amante:
llámame zorra y cantaré toda la noche.

Lush life, que literalmente significa “vida exuberante” pero que también hace referencia al alcoholismo, es el título de un tema clásico de jazz que ha sido interpretado por algunas de las más importantes figuras de su historia, desde Ella Fitzgerald hasta Nat King Cole. El siguiente enlace conduce a la versión que en 1953 grabaran del tema John Coltrane y Johnny Hartman para el álbum homónimo Lush Life.

** Patrón es una marca relativamente cara de tequila mexicano.

De Please (2008). 
Fotografía tomada de aquí. 
Versión de J.F.R.

Moya Cannon: Conduciendo de vuelta por las Blue Ridge (Driving Back Over the Blue Ridge)

Hugh Morton – Viaduct fall, 1993.

Hugh Morton – Viaduct fall, 1993.

Driving Back Over the Blue Ridge,
you say that the leaves are late in turning.
Half way up the wooded hill to our right
the sun has decanted itself
into a single maple tree.

There are days like that
which sing orange and red
in the forest of our ordinary green.

These are the days we hang our souls upon
as high above them the sun withdraws.

Hugh Morton – Fall road, 1993

Hugh Morton – Fall road, 1993

Conduciendo de vuelta por las Blue Ridge,
dices que las hojas están tardando en transformarse.
Hacia la mitad de la arbolada colina de nuestra derecha
el sol se ha vertido a sí mismo
en un único arce.

Hay días, como este,
que cantan en naranja y rojo
sobre los bosques de nuestro verde cotidiano.

Son estos los días en que tendemos nuestras almas
tan alto como el sol se esconde sobre ellos.

Extraído de PN Review 196, Volume 37 Number 2, November - December 2010.
Versión de R.M.B.