Archivo del Autor: Alfredo Fernando

Acerca de Alfredo Fernando

Sevilla (1990). Estudiante de Estudios Árabes e Islámicos en la Universidad de Sevilla y estudioso de muchas otras ramas de la humanística. Viajero por casualidad. Fiel amante de la literatura y de todo lo que entrañan sus "bibliotecas".

Fadhil al-Azzawi: Un halcón en el viento (A Hawk in the Wind)

Fdhil

A HAWK IN THE WIND

Evening falling. A city mourning. Barbed wires.

From the beach a confused hawk flying high into the wind.

A wide flatland, greenish with grass, stretching to the horizon, stopped short by the sea.

On the beach, we see three baby dinosaurs playing peacefully. In the sky, jet fighters head towards me. In the foreground, a clown all dressed up, with a painted face, plays football with three plastic dolls.

A high wall, up to my shoulder, crumbling away and darkened with the scars of time. From behind it, a man with an animal head, blotched with red inside blue spots, gazes at us. There, under the wall, is a guitar covered with ants.

Oh, how white is the rock, except for the algae covering its surface!

Oh, how happy are nations, except for the blood writing their histories!

Oh, how vital is the king, except for the death lying in his heart!

Bad seed

UN HALCÓN EN EL VIENTO

Atardece. Una ciudad se lamenta. Alambres de espino.

Desde la playa un halcón desorientado vuela alto con el viento.

Una llanura amplia, verde de yerba, extendiéndose hasta el horizonte, detenida por el mar.

En la playa vemos tres pequeños dinosaurios jugando plácidamente. En el cielo los cazas se dirigen hacia mí. En primer plano un payaso con la cara pintada todo engalanado juega a fútbol con tres muñecas de plástico.

Desde mis hombros, un alto muro se desmorona y se ensombrece con las cicatrices del tiempo. Detrás de él un hombre con la cabeza de un animal moteado con manchas azules rellenas de rojo nos mira fijamente. Hay bajo el muro una guitarra cubierta de hormigas.

¡Ah, qué blanca es la roca excepto por las algas que cubren su superficie!

¡Ah, qué felices son las naciones, excepto por la sangre con la que escriben sus historias!

¡Ah, qué vital es el rey, excepto por la muerte que yace en su corazón!

 

De Two Poems from Banipal 46. Contenido visual: Philip Taaffe, Bad Seed 1996.
Traducción de A.F.

Youssef Rakha: The Crocodiles (Fragmentos 24 y 32)

Blake

24. Today, I’m convinced we were a room no one managed to enter except three lovers. Of them, it’s Moon who figures in memory or imagination, though the last to reach us: the shade for whose sake we left a door ajar. As if the other two got in by mistake. Is it because we never knew from where she came or where she went after it all came to an end? Was it for the sake of the tomboy traits, which were to lead us to covet one woman above all others in our circle? Moon was the closest to us in age and the only poet. Perhaps for her hyper-insubstantiality and her retention—despite the slightness and small size—of a lion’s charisma, perhaps because she was the most changeable and extreme, the one whose behavior it was impossible to predict from one day to the next, we left a door ajar for Moon.

***

32. “Blood” (one of Moon’s first poems): Today, too,/ the vivid red poppies/ open inside clothes,/ unseen by all but you,/ and louder than the swish of speeding cars outside/ Edith Piaf’s voice/ informing me that this pain’s/ your child I never bore.// Why does the music remind me that they’re not roses,/ that their purpose is to prettify the drug,/ that they seem innocent and are evil?// Every month,/ with a joy greater than can be comprehended by your dissection,/ the deception pleases me/ as I moan until you pity me a pain/ that leaves me weak and craving,/and while you lick my tears, within me vicious laughter detonates/ as I kill another/ of your children.

Blake-Hecate

24. Hoy estoy convencido de que éramos una habitación a la que nadie consiguió acceder salvo aquellos tres amantes. De ellos, es Luna quien figura en la memoria o la imaginación aunque fuera la última en unirse; la sombra en cuyo nombre dejamos una puerta sin cerrar. Como si los otros dos estuvieran por equivocación. ¿Es éste el porqué de que nunca supiéramos de dónde llegó o a dónde se marchó después de que todo llegara a su fin? ¿Fue a causa de sus rasgos marimachos, aquellos que nos guiaron a codiciar una mujer por encima de todas las demás en nuestro círculo? Luna era la más cercana a nosotros en edad y la única poeta. Quizás por su hiper-insustancialidad y porque conservaba –a pesar de su liviandad y su pequeño tamaño- el carisma de un león, quizás porque ella fue la más voluble y extrema, la única cuyo comportamiento era imposible predecir de un día para otro, nosotros dejamos la puerta entreabierta a Luna.

***

32. “Sangre” (uno de los primeros poemas de Luna): Hoy, también, / las vívidas amapolas rojas / abren la ropa interior, / inadvertidas por todos menos tú, / y más fuerte que el estruendo de los vertiginosos coches, afuera / la voz de Edith Piaf / haciéndome saber que este dolor es / tu niño al que nunca tuve fuerzas para soportar. // ¿Por qué la música me recuerda que aquellas no son rosas, / que su propósito es embellecer la droga, / que parecen inocentes y que son el mal? // Cada mes, / con un deleite mayor al que puede entenderse por tu disección, / la decepción me complace / mientras gimo hasta que tú me compadeces por causa de un dolor / que me deja débil y ansiosa, / y mientras lames mis lágrimas en mí la viciosa risa explosiona / como matando a otro/ de tus niños.

De The Crocodiles (2014). Contenido visual: William Blake (1757-1827).
Traducción de Alfredo Fernando.

Vénus Khoury-Ghata: Era noviembre (C’était Novembre)

Venus_Khoury-Ghata

C’ÉTAIT NOVEMBRE

C’était novembre de tous les vacillements
Le crépuscule n’allumait plus les lampes coutumières
Les mains tendues pour arracher un peu de leur lueur à l’obscurité
ramassaient des battements d’ailes
La mère ouvrait les bûches froides avec ses ciseaux comme ventre
de volaille pour les farcir de crépitements
on essorait du même geste le seuil et le linge
on s’inventait des voisins grandiloquents avec des feux volubiles
on leur inventait des visages et une vaisselle au tintement solennel
stupeur lorsqu’ils déclinaient leurs noms gavés de pierres et le
NNcimetière
comme point de ralliement

caspar-david-friedrich-der-moench-am-meer-70-x-4---

ERA NOVIEMBRE

Era el noviembre de todas las vacilaciones
El crepúsculo ya no encendía lámparas corrientes
Las manos tendidas arrancando poco de su resplandor en la oscuridad
recogían los aleteos
La madre abría leños calados con sus tijeras como el vientre
del pavo a rellenar de crepitaciones
se escurrían del mismo gesto, el umbral y los trapos
se creaban vecinos grandilocuentes con sus locuaces fuegos
se les creaban rostros y una vajilla al solemne tañido
asombro cuando menguaban sus nombres cebados con piedras y el
NNcementerio
como punto de concentración

 

De Où vont les arbres (2012).
Obra pictórica de Caspar David Friedrich.
Versión de A.F.