Archivo del Autor: Alfredo Fernando

Acerca de Alfredo Fernando

Sevilla (1990). Estudiante de Estudios Árabes e Islámicos en la Universidad de Sevilla y estudioso de muchas otras ramas de la humanística. Viajero por casualidad. Fiel amante de la literatura y de todo lo que entrañan sus "bibliotecas".

Reem Ghanayem: A veces ningún sonido es tan alto como el de un cuervo al amanecer, punzado por el hambre, derrotado por la tormenta

Sometimes no sound is louder than that of a crow at dawn, pricked by hunger, defeated by the storm

Suddenly,
dawn is thrust deeply inside you
You hurt, scattering wind instruments
You hush, you have the audacity of a swallow
protruding like rocks of women poets
Dust of dawn has slimy murmurs
and surrender to them has the numbness of death
How wonderful you are!
How impossible . . . like metallic shoes

Cuervo Azul, Albrecht Dürer (1512)

A veces ningún sonido es tan alto como el de un cuervo al amanecer, punzado por el hambre, derrotado por la tormenta

De repente,
el amanecer se clava profundamente en ti
Hieres, dispersando las herramientas del viento
Guardas silencio, tienes la audacia de una golondrina
sobresaliendo como la piedra de una mujer poeta.
El polvo del amanecer tiene murmullos viscosos
y rendirse a ellos conlleva el entumecimiento de la muerte.
¡Qué maravillosa eres!
Qué imposible… como unos zapatos de metal.

De Mag, fi Sirat al-Manafi (2002)
Traducción de A.C.B.

Dalia Taha: Guerra (War)

Llanto por palestina

WAR

There is one moon
in the sky. There is one river
in my forearm.
And Berlin is vast,
godless.

The stranger
I met
there doesn’t know that
the desert
he escaped from
is drowning in whiteness;
the snow is black in
our city
and the gardens slowly die
as they emerge from
the shadow of a child killed
by shrapnel.

As in Gaza,
where every corpse drags a hand
from the rubble
to beckon to God,
everything there
points to
a war
that is over and done with.
The stranger and I
believe in the war’s traces
that heal in
the poem’s sky so
we can forget
the wars of our homeland unfolding
in the pathways
of the body.

The stranger doesn’t know
how much the one who died from a stray bullet
resembles
or doesn’t resemble him.
“Only flies notice
the hero’s death
at the end.”

There, everything
dies slowly,
to become
a river bank.
The stranger and I
used to cross the bridge without
noticing the river
swelling behind us.

On the horizon, the cypresses and balconies
proceed with suicide.
Perhaps
I was going to forget
my hand in his,
and steal
exile.

pietertheelderbruegel_thetriumphofdeath-detail7

GUERRA

Hay una única luna
en el cielo. Hay un único río
en mi antebrazo.
Y Berlín es vasta,
impía.

El desconocido
que encontré
allí no sabe que
el desierto
del que huyó
está ahogándose en blancura;
la nieve es negra en
nuestra ciudad
y los jardines mueren lentamente
como si emergieran de
la sombra de un niño asesinado
por metralla.

Al igual que en Gaza
donde cada cadáver arrastra una mano
desde los escombros
haciendo señas a Dios,
todo lo que hay
apunta
a la guerra,
todo está acabado.
El desconocido y yo
creemos en el rastro de la guerra
que cicatriza en
el cielo del poema así que
no podemos olvidar
las guerras de nuestra tierra abriéndose
en las sendas
de nuestro cuerpo.

El extraño no sabe
cuánto de aquel que muere de una bala perdida
se le asemeja
o no se le asemeja.
“Solo las moscas advierten
la muerte del héroe
al final.”

Ahí todo
muere despacio,
volviéndose
ribera.
El desconocido y yo
solíamos cruzar el puente sin
percatarnos de la crecida
del río a nuestro paso.

En el horizonte los cipreses y las terrazas
continuaban el suicidio.
Quizás,
iba a olvidar
mi mano en la suya
y robar
el exilio.

Extraído de Banipal Nº 45: Writers from Palestine 
Obra pictórica de Javier Sánchez y Pieter Bruegel el Viejo. 
Versión de A. F.

Karima Nadir: Sonata de luz de luna (Moonlight Sonata)

moonlight

MOONLIGHT SONATA

Sing to me
till the walls turn water,
O my love, stretched out amidst the clouds,
like a doused wick.
There’s beautiful men,
good women,
there’s me,
and: what is there?
The shore swims in its stillness,
gnaws its nails –
like my father – worried.
The wings of night and blossoming stars
steal violent kisses
whose spittle wets the dreamers.
Shall I persist in death awhile?
No one has visited the Paradise of whose undying serving boys they tell.

moonlight
SONATA DE LUZ DE LUNA

Cántame
hasta que los muros se conviertan en agua,
O mi amor, tendido entre las nubes,
como una mecha extinguida.
Hay hombres bellos,
mujeres justas,
estoy yo,
y: ¿qué hay ahí?
La orilla nada en su quietud,
roe sus uñas –
como mi padre – preocupada.
Las alas de la noche y las estrellas floreciendo
roban los besos violentos
cuya saliva humedecen a los soñadores.
¿Debo seguir insistiendo en la muerte?
Nadie ha visitado el Paraíso de aquellos devotos jóvenes inmortales de los que se habla.

De Banipal 48.
Versión del inglés de Alfredo Fernando.