Guido Gozzano: Abuelo (Nonno)

La Via del rifugio es resultado de una rígida selección empezada por el mismo autor en 1905. En ella se cuentan veinticinco poemas en los que destacan momentos de vida cotidiana relatados con objetos cargados de significado y de memoria. El turinés Guido Gozzano, recorriendo al artificio de la ironía, huye de lo que se considera una mera celebración de la historia y la sustituye con una nítida percepción de la realidad. El poema IV de “I Sonetti del ritorno” inaugura una meditación sobre el tiempo y la vida, sin dejar apartados el sentido de nostalgia y de nihilismo.

opere_2

I SONETTI DEL RITORNO

IV

Nonno, l’argento della tua canizie
rifulge nella luce dei sentieri:
passi tra i fichi, tra i susini e i peri
con nelle mani un cesto di primizie:

«Le piogge di Settembre già propizie
gonfian sul ramo fichi bianchi e neri,
susine claudie… A chi lavori e speri
Gesù concede tutte le delizie!»

Dopo vent’anni, oggi, nel salotto
rivivo col profumo di mentastro
e di cotogna tutto ciò che fu.

Mi specchio ancora nello specchio rotto,
rivedo i finti frutti d’alabastro…
Ma tu sei morto e non c’è più Gesù.

Silvy__MIO-NONNO_g

LOS SONETOS DEL RETORNO

IV

nnnnnAbuelo, el argénteo color de tu canicie reluce en el fulgor de los senderos: recorres los arboles de  higos, peregrinas por los ciruelos y atraviesas los perales llevando entre las manos una canasta de frutas y con tu voz vas llenando: «Las propicias lluvias de Septiembre inflan en la rama higos blancos y negros, ciruelas claudias… ¡A los que laboran y perseveran Jesús confiere todas las delicias!». Veinte años después, ahora, sentado en el canapé, revivo con la fragancia del mentastro y del membrillo todo lo que fue. Sigo mirando aún el espejo roto, vuelvo a otear la simulada fruta del alabastro… Pero tú has muerto y ya no está Jesús.

De La Via del rifugio, 1907.
Versión de F. C.
Anuncios

4 pensamientos en “Guido Gozzano: Abuelo (Nonno)

  1. Cain De La Cosa Caos

    Sensacion FAMILIAR cuando nos FALTA.N
    Un olor se transforma en una presencia.
    el sonido se hace color,de intensa ausencia
    Y en la marmita de tu pecho Los recuerdos Saltan
    con frio hervor,incapaz de de terminar de cocinar
    lo que se interrumpio,que pudo ser y no sera.
    COmo ya dijeron otros. “Pues si!,Casi nunca las cosas son para siempre”………
    Bonito!. rafael.

    Responder
    1. Flavia Cascio Autor de la entrada

      Los recuerdos están guardados en los lugares más increíbles; sabores, perfumes, colores, a veces tan solo el movimiento de una follaje es suficiente para hacernos dar un paso atrás y precipitarnos en momentos pasados, acabados físicamente pero no mentalmente, siguen ahí y a la ocurrencia se nos presentan nítidos y claros como aquel día tan lejano. Es un rayo de luz, el sonido de un río o una simple taza de té…

      “(…)Y de pronto el recuerdo surge. Ese sabor es el que tenía el pedazo de magdalena que mi tía Leoncia me ofrecía, después de mojado en su infusión de té o de tila, los domingos por la mañana en Combray (porque los domingos yo no salía hasta la hora de misa), cuando iba a darle los buenos días a su cuarto (…)”. M. Proust

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s