Mary Karr: Un caos perfecto (A Perfect Mess)

mary karr

A PERFECT MESS

For David Freedman

I read somewhere
that if   pedestrians didn’t break traffic laws to cross
Times Square whenever and by whatever means possible, the whole city
would stop, it would stop.
Cars would back up to Rhode Island,
an epic gridlock not even a cat
could thread through. It’s not law but the sprawl
of our separate wills that keeps us all flowing. Today I loved
the unprecedented gall
of the piano movers, shoving a roped-up baby grand
up Ninth Avenue before a thunderstorm.
They were a grim and hefty pair, cynical
as any day laborers. They knew what was coming,
the instrument white lacquered, the sky bulging black
as a bad water balloon and in one pinprick instant
it burst. A downpour like a fire hose.
For a few heartbeats, the whole city stalled,
paused, a heart thump, then it all went staccato.
And it was my pleasure to witness a not
insignificant miracle: in one instant every black
umbrella in Hell’s Kitchen opened on cue, everyone
still moving. It was a scene from an unwritten opera,
the sails of some vast armada.
And four old ladies interrupted their own slow progress
to accompany the piano movers.
each holding what might have once been
lace parasols over the grunting men. I passed next
the crowd of pastel ballerinas huddled
under the corner awning,
in line for an open call — stork-limbed, ankles
zigzagged with ribbon, a few passing a lit cigarette
around. The city feeds on beauty, starves
for it, breeds it. Coming home after midnight,
to my deserted block with its famously high
subway-rat count, I heard a tenor exhale pure
longing down the brick canyons, the steaming moon
opened its mouth to drink from on high …

MaryMentaMarriott800

UN CAOS PERFECTO

Para David Freedman

Leí en alguna parte
que si los peatones no rompieran las normas de circulación para cruzar
Times Square en el momento que fuera o por cualquier razón posible, se detendría
toda la ciudad, se detendría.
Los coches darían marcha atrás hacia Rhode Island,
un atasco tan épico que ni siquiera un gato
conseguiría escurrírsele. No es la ley, sino lo extenso
de nuestras voluntades separadas lo que nos mantiene en marcha. Hoy adoré
la nunca vista bilis
de los trasladadores de pianos, levantando a polea uno de media cola
en la Novena Avenida antes de una tormenta.
Eran una pareja fornida y ceñuda, cínicos
como cualquier eventual. Sabían que venía:
el instrumento lacado de blanco, el cielo deformado y negro
como un mal globo de agua y, en el punzón de un solo instante,
su estallido. Un aguacero como una manguera de incendios.
Durante unos latidos, la ciudad al completo se gripó,
pausada, un golpe de miocardio, y después avanzó hacia el staccato.
Y fue un placer ser el testigo de un milagro no
insignificante: en un momento todos los paraguas
negros de Hell’s Kitchen se abrieron al unísono, mientras
continuaba el movimiento general. Era la escena de una ópera no escrita,
las velas de una vasta armada.
Y cuatro ancianas señoritas interrumpieron el progreso de su lentitud
para seguir a los trasladadores de pianos,
cada una sosteniendo lo que pudo haber sido, alguna vez,
un parasol de tela encima de los hombres resollantes. Pasé junto
a la multitud pastel de bailarinas apiñadas
bajo el alero de la esquina,
haciendo cola para una audición pública — con sus patas de cigüeña,
sus tobillos
zigzagueados de cintas; algunas pasándose un cigarro
encendido. La ciudad se alimenta de belleza, se muere
de su hambre, y la engendra. Volviendo a casa tras la medianoche,
a mi bloque desierto con su famoso y elevado número
de ratas subterráneas, oi a un tenor exhalar puro
ahondando en los cañones de ladrillo; la luna humeante
abrió su boca para beber desde su altura…

Extraído de Poetry, 2012. (C) Mary Karr.
Versión de J.F.R.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s